»La calidad es importante. Los controles de calidad son imprescindibles. Por esta razón, no dejamos nada al azar y adoptamos la táctica de los mejores boxeadores del mundo: siempre entrenan luchando contra un compañero sparring que tiene un estilo de lucha semejante al de su oponente real.

Para nuestros entrenamientos recurrimos a jueces y presidentes de la Sala de Recurso retirados —auténticas leyendas del derecho de la PI— que revisan periódicamente nuestro trabajo. O bien les presentamos nuestros argumentos en un juicio ficticio.

Estas técnicas nos permiten estimar las probabilidades de éxito de distintas estrategias y, además, mantener nuestros altos niveles de calidad y precisión, y un modo de trabajo orientado a resultados.«

Alexander Haertel